¿Cómo sacar un sitio del Abismo?

En un post anterior discutimos sobre el estimado de tiempo que un sitio tardaba en perder posiciones cuando se dejaba de optimizar. Pero este post, trata sobre aquellos posibles casos donde nuestros sitios (o de clientes) caen estrepitosamente (repentinamente) en las listas de resultados cuando trabajamos en su estrategia de posicionamiento en buscadores SEO

Si aún no te ha pasado, existe una posibilidad de que suceda en cualquier momento…y sin previo aviso.

Como bien sabemos, el posicionamiento en buscadores se basa en variables diversas, pero su dependencia está sujeta a un algoritmo matemático -aunque es posible que hayan humanos en dicho proceso también; algo que solo Google (o el señor Matt Cutts) sabrán al 100% 😛

Pero, indiferentemente de esto, si has caído repentinamente de posiciones y no las recuperas en un tiempo digamos “prudencial” (máximo dos semanas quizás), es necesario que debas ejecutar una serie de acciones para “corregir” la situación.

Tres de ellas muy sencillas, y las cuales en lo personal siempre me han sido efectivas son:

  1. Valida (re-ingresa) tu archivo Sitemap (ya sea que utilices un XML o txt)
  2. Revisa el archivo Robots.txt (en caso alguien más tenga accesos al servidor y por error haya excluído todo el sitio)
  3. Verifica las fechas de Cache de cada fichero (para ubicarte en el tiempo-espacio y saber si cada página está indexada debidamente)

Dichas acciones son posibles mediante el Google Webmaster Tools, del cual deberías de tener acceso si eres el SEO o dueño del sitio que intentas posicionar…

Ahora bien, dichas acciones podrían ser efectivas siempre y cuando no hayas aplicado técnicas oscuras (black hat) durante el proceso de optimización; pues sino podrías haber caído en penalizaciones en vez de pérdida de posiciones de parte del buscador…

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Qué técnicas aplicaste?

¿Qué debe tenerse en cuenta cuando se recluta un SEO?

Esta pregunta me llegó vía Twitter por este twittero

Creo que parte de la respuesta “irónicamente” la responde muy bien el mismo Google aquí, cuando enlista una serie de preguntas para formular a alguien que se autoproclama experto ofrece sus servicios en posicionamiento en buscadores SEO:

  • ¿Puede mostrarme ejemplos de su trabajo y conocer la experiencia de sus clientes?
  • ¿Sigue las directrices para webmasters de Google?
  • ¿Ofrece algún servicio de marketing online o asesoramiento para complementar el negocio de búsquedas orgánicas?
  • ¿Qué experiencia tiene en el sector en que opera mi empresa?
  • ¿Qué experiencia tiene en el país y ciudad en que opera mi empresa?
  • ¿Qué experiencia tiene en el desarrollo de sitios internacionales?
  • ¿Cuáles son las técnicas de optimización más importantes que utiliza?
  • ¿Cuánto tiempo hace que se dedica a este negocio?

En lo personal, sugiero que si tu empresa o tú mismo andan en busca de un SEO tomen en cuenta algo más que su experiencia, títulos o certificados, participaciones en eventos, blogs, o tamaño de su portafolio: su reputación.

Pregúntale por clientes a quienes les ha trabajado y exígele los nombres y teléfonos de algunos de ellos. Contáctalos para que puedas escuchar de palabras de “otros” su experiencia y resultados al trabajar con esta persona o empresa en particular.

Creo que ese “toque humano” es vital, sobre todo en momentos donde muchos ofrecen SEO como si se tratara de una gestión meramente transitoria y/o por ganarse una “extra” mensual de dinero…

¿Qué otro aspecto crees indispensable deba tomarse en cuenta al contratar un SEO?

La Prostitución de las Propuestas SEO

Esta historia quizás se te haga familiar:

  1. Te contacta un posible cliente “importante” (referido o directo)
  2. Conversas un par de veces y parece que todo va por “buen camino”
  3. Te reúnes personalmente y es casi un hecho que el trabajo será “tuyo”
  4. Haces un estudio/análisis para prepararle un buen documento/presentación
  5. Le presentas/envías la propuesta/oferta de servicios esperando ansiosamente el “sí”
  6. Descubres que tu oferta/presentación fue enviada a otro proveedor de servicios SEO (algo así como tu competencia)
  7. Nunca recibes respuesta del posible cliente; o peor aún, te enteras que contrató a esa otra empresa

Durante mis años dedicado al posicionamiento en buscadores SEO he visto “ir y venir” múltiples documentos de otras empresas que ofrecen el SEO (incluyendo las personales por supuesto).

Y aunque en buena teoría no es nada “ético” que te faciliten una propuesta/oferta de tu competencia, en nuestro “mundillo” parece ser bastante recurrente este hecho.

Creo que esto sucede por algunas razones, tales como:

  • El cliente desconoce sobre el tema y le parece que todos somos “iguales”
  • Por razones de presupuesto buscan la propuesta más “barata”
  • No existe ética profesional dentro de los mismos “colegas” SEO

En mi caso personal descubrí que la leyenda “CONFIDENCIAL” destacada dentro del documento tipo propuesta/presentación es casi invisible para algunos… aprendiendo entonces que no debo enviarla muy “detallada” – al menos en la primera etapa de la venta– porque si no me expongo a un mediocre copy/paste 😡

¿Te ha pasado algo similar? ¿Cómo te “enfrentas” ante esta situación?

URL Imágen utilizada

SEO (no) es sinónimo de #1

Hace algunos años hablar del posicionamiento en buscadores SEO era algo “extraño” y las personas se creaban falsas expectativas sobre el servicio. Y esto ¿ha cambiado?

Curiosamente no. Hoy en día parece que todavía algunos esperan demasiado del SEO… algo así como un #1 para todas sus palabras o frases clave (a pesar que existe mucho más “conocimiento” sobre el tema).

Si bien nuestro trabajo es conseguir posicionamiento efectivo, no podemos asegurar ni mucho menos garantizar que vamos a conseguir ese ansiado primer lugar siempre…

Entonces; ¿Para qué contratar un SEO? – cuestionarán otros.

Un SEO debería de contratarse para mejorar y/o mantener aquellas frases clave –previo estudio– las cuales generarán tráfico calificado hacia el sitio Web… entre otros motivos.

Y aunque es un hecho – y está demostrado– que no es lo mismo posicionarse en el puesto #1 que dentro de un TOP10, no podemos “desechar” la oportunidad de aparecer posicionados dentro de la primera lista de resultados y saber aprovecharnos de eso –aun cuando el TOP10 dejó de existir hace algún tiempo. Recuerdas?

Por eso, quizás antes de firmar algún contrato SEO debamos explicar en detalle aparte del proceso como tal– los posibles resultados posibles y el no posicionamiento #1 como algunos lo creen…

Y si el cliente desea un #1; ¿Por qué no combinar una estrategia PPC junto a posiciones orgánicas? (Demostrado que sí se podría obtener mayor cantidad de tráfico).

¿Qué estrategia realizas cuando alguien te “exige” posiciones #1?