El Branding en la estrategia SEO

Primero que todo: ¿Qué es “Branding”?

Branding es un anglicismo empleado en mercadotecnia que hace referencia al proceso de hacer y construir una marca (en inglés, brand equity) … (Wikipedia).

¿Y qué relación tiene con el SEO?

Como egresado de la carrera de marketing tradicional, tengo muy presente que el poder de la marca como elemento diferenciador es clave en los negocios.

Si lo aplico para el trabajo de optimización, la mayoría de clientes buscan aumentar sus posiciones en Google para obtener más visitas… pero sobre todo, ventas.

El tema es que en muchos de los casos no se tratan de marcas tan conocidas internacionalmente – como Coca-Cola, Nike, Starbucks o Google-,  sino de medianas -e incluso- pequeñas empresas. Y dependiendo del nicho, esto tiene (mucha) relevancia en el proceso de compra.

Entonces, para que este ciclo de venta o “cierre” sea efectivo, es importante para la empresa -adicional al posicionamiento orgánico-  conseguir esa fidelidad/confianza de parte de los usuarios/visitantes al  sitio Web, pues quizás sea una marca completamente desconocida en algunas partes del mundo.

Es decir; el sentimiento hacia la marca “X” en vez de la “Y” podría estar influenciado por valores intangibles capaces de lograr búsquedas orgánicas con el nombre de tu marca -nombre propio, en vez de las palabras clave que intentas posicionar.

Y aunque ambos escenarios son válidos (búsquedas mediante palabras clave y el nombre de tu marca), PANDA dejó claro que ese valor o credibilidad de nuestro sitio tiene un efecto positivo en los usuarios y por ende, los resultados de búsqueda (SERPs).

Ante esto, quizás valga la pena preguntarse tres cosas:

1. ¿Cuáles son realmente los objetivos de tu estrategia SEO?
Lograr una posición no -debería- serlo “todo”.

2. ¿Cuál es el mercado meta al que diriges tu producto-servicio?
Conocer realmente tu segmento de consumo en línea es vital.

3. ¿Cómo se presenta la información en tu sitio Web?
Analizar tu sitio Web con técnicas de usabilidad (UX), 100% recomendado.

En mi opinión, cualquier esfuerzo adicional complementario para generar más ventas y hacer sonar la “caja registradora” de tus proyectos o clientes, es provechoso. (Y en tiempos de crisis parece que todos quieren optimizar sus recursos disponibles, pues sin ventas; no hay nada).

De ahí que la generación de Branding más que una ciencia costosa, quizás sea también un arte que pueda apoyarse por medio del posicionamiento en buscadores.

Y aunque no estoy seguro si uno complementa al otro -pues no soy experto en el tema, un proyecto de generación de marca en línea quizás no tendría éxito si no está acompañado con objetivos SEO al mismo tiempo, en donde el usuario logre identificarnos tan solo por nuestro nombre en medio de la competencia.

Como dice un conocido refrán: “Críate un nombre, y échate a dormir” :)

¿No crees?

El rol del (nuevo) SEO

El SEO que todavía se enfoca solamente en conseguir posiciones en Google, quizás está viviendo en el pasado. Aquellos años en que la optimización se hacía exclusivamente para las máquinas –robots.

Y es que cualquier SEO “Old-School” podrá recordar las múltiples formas de manipular ciertos elementos dentro –y fuera- del sitio para posicionarse dentro de los primeros resultados. Todo radicaba en código, enlaces, y demás técnicas enfocadas en hacer sitios más accesibles para máquinas… no así humanos.

No obstante, la historia ha cambiado radicalmente y hoy Google la tiene más clara que nunca: sitios Web centrados en los usuarios. Esto tiene un nombre: la experiencia del usuario (User Experience).

De hecho, a inicios de este año, Google dejó claro que haría un cambio en su algoritmo considerando este factor MUY importante para él, pues sabía que algunos se aprovechaban de la “optimización” para mostrar sitios basura (PANDA terminó de comprobarlo).

¿Qué es la experiencia del usuario?

La experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario, con un entorno o dispositivo concretos, cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo (Definición de Wikipedia).

De ahí que cualquiera que se haga llamar “Experto SEO“, deberá asumir roles adicionales importantes en la toma de decisiones basadas en el usuario final; algunos que Wikipedia los describe mejor:

La experiencia de usuario depende no sólo de los factores relativos al diseño (hardware, software, usabilidad, diseño de interacción, accesibilidad, diseño gráfico y visual, calidad de los contenidos, buscabilidad o encontrabilidad, utilidad, etc.) sino además de aspectos relativos a las emociones, sentimientos, construcción y transmisión de la marca, confiabilidad del producto, etc.

El trabajo no es sencillo, pues en vez de intentar manipular “máquinas”, ahora el trabajo deberá estar enfocado paralelamente en el desarrollo de nuevas estrategias para interactuar con personas

Y no es que el SEO haya cambiado. Creo más bien que el rol del SEO estará enfocado en otros aspectos adicionales a los cambios de un algoritmo matemático :)

¿No crees?